Alejandra Cerecedo constantino

Análisis socio-político y cultural

It’s the communication, stupids

En las elecciones de 1992, Bush era el candidato favorito debido a sus a sus éxitos en política exterior derivados de la Guerra Fría. Ante ese escenario, James Carville, estratega de campaña de Bill Clinton, indicó que para hacer frente a su principal competidor, sus mensajes debían enfocarse en las necesidades más inmediatas de la población, por lo que se dispuso a pegar una serie de carteles en las oficinas, con tres puntos fundamentales; entre ellos: “The economy, stupid”.

Esta frase funcionaría como slogan interno para atacar a Bush, pero al salir a la luz, rápidamente se instaló en la cultura política estadounidense, logrando darle la vuelta a la elección con el apoyo de una hábil campaña electoral.

En Manifiesto Mexicano, Denise Dresser, señala los principales problemas del país relacionados con los casos de corrupción que marcaron el sexenio pasado. En el capítulo titulado “Es la corrupción, estúpidos” ubica este concepto como uno de los esenciales a atacar, el cual, plantea, debe ser visto no como lema para gobernar, sino como exigencia para cambiar.

En este interesante libro, la autora realiza un análisis de los errores que han cometido los principales partidos de oposición, haciendo referencia al PAN, como la esposa golpeada que se conformaba con el beso ocasional del PRI, y al PRD, como el partido que, más allá de buscar alianzas para obtener curules en la pasada elección, debió haberse enfocado en defender y destacar la razón fundamental de su existencia.

Hoy el PRD termina un ciclo como partido político, busca transformarse a fondo y conservar el registro, quizás las siglas, pero con una nueva imagen y sangre nueva. Busca también, esclarecer su posición ideológica para apoyar las iniciativas que crea convenientes para el país y encabezar contrapesos.

No obstante, debe entender que actualmente los jóvenes constituyen más del 40% de la población y son quienes están fijando la agenda. El PRD requiere buenos jóvenes, Morena tiene a Antonio Attolini, Abraham Mendieta; el PAN tiene a Fernanda Caso, Juan Pablo Adame, el PRI tiene a Paul Ospital, Movimiento Ciudadano a Luis Donaldo Colosio, Samuel García; entonces, ¿dónde están los millennials del PRD dispuestos a acercar a las nuevas generaciones?

A través de una comunicación efectiva se influye en la ciudadanía, se ganan elecciones y se cambian percepciones. A más de dos meses de gestión del nuevo gobierno, si en algo coinciden especialistas es en que se está comunicando bien y de forma cercana.

Salvador García Soto escribe en el Universal sobre los objetivos de la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería de Presidencia, señalando que entre sus prioridades está una comunicación social testimonial, documentada y no publicitaria.

Tengo grabada una frase de Lety Floresmeyer, Directora de Comunicación Social de la SHCP, en las juntas que tuvimos en Palacio Nacional con los sectorizados: “deben dirigirse a sus seguidores y explicarles el tema como si se lo estuvieran contando a un amigo por Whats App”.

Del mismo modo, Alberto Aguirre escribió recientemente para El Economista, que “La disciplina del equipo de comunicación de la cuarta transformación es de lo más rescatable, señalando que una prioridad para los nuevos estrategas de la comunicación gubernamental es optimizar el uso de Internet y las nuevas tecnologías digitales.

Creo que se está haciendo un gran trabajo, el sintetizar una conferencia mañanera al tamaño de una historia de instagram es algo loable, aunque, como en todos los ámbitos, existen excepciones y con esto me refiero al video de SECTUR que habla de todo, menos del turismo.

Incluso de los malos comentarios que antes debían resolverse con elementos de comunicación en crisis, hoy se pueden crear mensajes exitosos implementando una buena estrategia de comunicación, un ejemplo son las respuestas de la RAE a sus seguidores o la campaña de Netflix que toma un tweet aparentemente negativo y lo proyecta en un espectacular para promocionar la película “Roma”.

Otro ejemplo son los tweets de la Escuela Judicial Electoral del TEPJF y de la SCJN, en donde más allá del diseño, son la creatividad y el humor los que destacan. Si las instituciones más rígidas y formales del país lo hacen, todos podemos arriesgarnos.

Andrea de Anda, ganadora del Reed Latino como mejor estratega digital del año, proyectaba en una conferencia de Campaign Tech, un discurso de Guillermo del Toro en donde este menciona que cuando le dijeron que tendría presupuesto para hacer una película a color, decidió que el color debía utilizarse como un elemento con el cual se pudiera jugar y no dejar que el color simplemente sucediera.

Al respecto, Andrea, (experta en big data que desarrolló más de 15 mil contenidos para la campaña de Ricardo Anaya), piensa lo mismo de las redes sociales, que debemos aprender a jugar con ellas y no dejar que únicamente nos sucedan.

Antes, fue la economía para James Carville, la corrupción para Denise Dresser, y esta frase se puede aplicar para una multiplicidad de ámbitos. Its the communication, stupids, es una invitación tanto para partidos políticos como para especialistas de la comunicación social, para ver esta disciplina como algo fundamental que requiere de profesionales que la perciban no como medio, sino como fin en sí misma.

woman drawing colorful circles

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Advertisements

No dudes si no estás dispuesto a perder

Este año conocí a una persona que me impresionó por su calidad humana, por su forma de afrontar las cosas, por ser tan ética y congruente, pero también me hizo reflexionar sobre lo que pasa en la mente de un tomador de decisiones cuando se abre un espacio a la duda.

Arrancando 2019 tuve que definir una nueva estructura que iba a impactar a 15 personas de mi área y durante este proceso surgieron dudas para la ocupación de una dirección en particular.

La persona propuesta dudaba sobre si tomarla sería la mejor decisión porque… seguramente en esa área alguien estaba esperando ascender a ese puesto,  porque quizás yo podría necesitarlo para mi equipo, porque en los cambios derivados de la alternancia esto era normal y totalmente comprensible. Ella dijo e hizo todo lo políticamente correcto para ayudarme a tomar una decisión difícil.

Cuando fui convocada por el equipo de comunicación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), como era de esperarse tenía dudas e incertidumbre. Recuerdo que al comentarlo con mi ex jefe me dijo: tienes que creértelo, te lo mereces, te has preparado para ello. Yo jamás hubiera expresado lo anterior ante el nuevo equipo que estaba por contratarme. Todo lo contrario, nunca revelé tener dudas de que fuera la indicada y de que el proyecto fuera a concretarse.

La idea de la decisión ocupa un lugar preponderante, la filosofía estoica es una de las más influyentes por su elevado sentido de la ética y la virtud. Pero ¿qué pasa cuando revelamos estas dudas ante quien será el responsable de tomar una decisión respecto de nosotros? Como le preguntó un reportero a Óscar de la Borbolla sobre su libro “El arte de dudar,” ¿Hasta qué punto la duda se convierte en desconfianza?

En el ámbito personal y profesional quiero que tengas algo muy claro, es más fácil decir adiós a una persona que sabe que existe la posibilidad del adiós, que está consciente del hecho y lo asume. Por el contrario, es más difícil hacerlo cuando alguien está convencido de quedarse, de ser merecedor de algo.

Los buenos vendedores actúan como si el producto ya fuera tuyo, te lo dan, no te dejan regresarlo a sus manos. En momentos como esos, tú eres el vendedor de ese producto increíble que no acepta devoluciones.

Y cuando hablo de dudar, me refiero a la revelación de estas dudas.  Algo que va más allá del dilema existencial al que nos enfrentamos, porque como decía Hermann Hesse en Cartas inéditas: “¿qué sería de nosotros y qué sería de la filosofía si la aspiración a la verdad fuera reemplazada por la posesión de la verdad?”.

herman-hesse-e1514875268501

En el amor, dudamos constantemente porque nos creemos merecedores de todo, vivimos en un cuestionamiento sobre si estaremos con la persona correcta, o si podríamos encontrar a alguien mejor allá afuera. Cuando abrimos un espacio a la duda y revelamos ese sentir disfrazado, esto influye en las decisiones que el otro tiene derecho a tomar también sobre ti. Y en ocasiones, deseamos volver cuando no encontramos ese algo mejor que creíamos merecer.

No obstante, a pesar de que todos tenemos dudas, debemos ser conscientes de cuándo trasladarlas ámbito de lo público y ante quién o quienes podemos o no revelarlas.

Salomón Chertorisvski comentaba en la clase de finanzas públicas que de acuerdo con la teoría del comportamiento, cometemos errores predecibles y evitables de manera sistemática. De la misma forma, un asesor del senado me hablaba hace unos días sobre la teoría del riesgo previsible y evitable, (haciendo referencia al derecho internacional, en donde el Estado tiene elementos para conocer un hecho con anterioridad.) En este sentido, en el fondo nosotros sabemos cuáles son los antecedentes, cuál nuestro objetivo, cuál es el contexto y cómo deberíamos actuar ante dichas predicciones. Como lo indica Becerra (2008) “de lo imprevisible queda poco en un mundo cobijado y a veces azotado por el caudal continuo de información.”

Pueden ser muchos los efectos y reacciones que se producen en nuestro cerebro para tomar una decisión al respecto de una persona que duda sentirse merecedora de algo.

Después de esta reflexión, creo que todos deberíamos ser éticos, congruentes, sensibles, honestos; pero cuando se trata de lograr conseguir algo que deseas, prefiero aquella frase de Roosevelt: “contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace.” Debes tomar en cuenta y estar consciente de que abrir un espacio a la duda es un riesgo previsible y evitable que te puede hacer perder importantes oportunidades. Mi consejo: no dudes si no estás dispuesto a perder.

Por Alejandra Cerecedo Constantino para ‘Tempo’, política constante.

 

 

 

.

 

Huachicoleo en México, un análisis a través del dilema del prisionero

El pasado 27 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador realizó su conferencia mañanera en donde presentó el plan para evitar el robo de hidrocarburos, también conocido como huachicoleo, actividad que tan solo en 2018 registró una pérdida del orden de 60 mil millones de pesos derivado del robo de 600 pipas diariamente.

El Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex, mejor conocido como “Plan vs Huachicoleo” llevado a cabo en coordinación con 15 dependencias, permite el acceso a las fuerzas armadas para cuidar las instalaciones estratégicas e intervenir aquellas en donde se reporten más tomas clandestinas.

En México se consumen cerca de 190 millones de litros de gasolina todos los días, convirtiendo al país en el cuarto consumidor más grande del mundo, según cifras de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

A pesar de la estrategia de comunicación implementada por el Gobierno Federal para informar respecto del status sobre las sanciones a directivos de Pemex involucrados, el cierre de ductos y traslado de gasolinas en los diferentes estados en donde se presenta un retraso en la distribución, tal como señala Álvaro Rattinger para la revista Merca 2.0, “Un simple fenómeno en el comportamiento del consumidor explica el pánico en las gasolineras, nos enfrentamos ante una de las máximas del marketing que indica que percepción es realidad. Inevitablemente el consumidor demuestra que, a pesar de considerarse racional, se comporta de manera totalmente contraria.”

El comportamiento de la sociedad ante una posible situación de riesgo, se puede identificar con el dilema del prisionero, un problema fundamental de la teoría de juegos que muestra que dos personas pueden no cooperar incluso si ello va en contra del interés de ambas.

A diferencia del dilema de acción colectiva, en donde existe una relativa estabilidad organizativa, se buscan intereses y objetivos a partir de una línea de acción para solucionar un conflicto social, lograr el reconocimiento de un derecho o la implementación de una nueva política y la motivación para participar y contribuir al grupo implica además incentivos individuales y selectivos; en el dilema del prisionero, más allá de conseguir un objetivo, se busca evitar un riesgo ante una posible escasez percibida.

Para que la cooperación sea posible se recurre a dos tipos de explicaciones: las motivaciones de las acciones van más allá del propio interés o existe un sistema de sanciones.

En días pasados se implementaron medidas restrictivas en cuanto a la cantidad en litros de gasolina autorizada para cada consumidor, esto, con la finalidad de evitar las compras de pánico y respetar la logística de venta de cada estación de servicio. No obstante, como en la mayoría de los casos, siempre nos encontramos ante el criterio egoísta y el criterio del bien común; en este último, si todos cooperamos y consumimos de forma racional, la gasolina no se agota tan rápido y se cuenta con el tiempo suficiente para abastecer a la población.

Pero al mismo tiempo, cada consumidor tiene incentivos individuales para no cooperar y desear comprar tanta gasolina como pueda, lo cual produce un desabasto más generalizado.

El dilema del prisionero nos plantea un problema. Si los prisioneros A y B (que en este caso somos todos) no pueden hablar entre ellos; ¿Qué opción escogerá cada uno? Para que A y B escojan la mejor opción favorable para ellos, la coordinación debe de ser previa o los involucrados deberán conocerse muy bien entre ellos.

La impresionante cantidad de notas generadas por parte de los principales medios del país que en la mayoría de los casos siguen determinada línea política, aunado a la información o desinformación creada por los principales partidos opositores y por los sectores más afectados como el industrial o empresarial, ponen a prueba la capacidad de comunicación del gobierno.

La crítica persiste, principalmente enfocada a la estrategia o falta de la misma, “¿por qué no prepararon a la población previamente como sucedió con el desabasto de agua?” Se preguntan algunos en redes sociales. Tal como señala Abraham Mendieta, “porque el golpe debía ser dentro de PEMEX, la corrupción estaba en el corazón de la empresa nacional y para ello el factor sorpresa fue fundamental.”

La lucha contra el robo de combustible se está realizando de forma pacífica y con inteligencia financiera, incluso respaldada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyo dirigente señala que esta medida traerá repercusiones positivas a las finanzas públicas del país.

Asimismo, se sigue contando con el respaldo más importante, el de la ciudadanía, que de acuerdo con la encuesta de Massive Caller, un 63.2% de la población aún no se considera afectada.

Álvaro Rattinger señala también, que “no es posible confiar en la racionalidad de los consumidores cuando existe percepción de riesgo, el consumidor es irracional pero también es flexible” y en mi opinión, muy solidario; tal como sucedió con la estrategia implementada en redes sociales por la sociedad civil, ante los sismos de 2017.

Algunas aplicaciones y empresas han sabido sumarse al entorno, como Google Maps y su actualización de gasolineras que sí cuentan con gasolina; Gas App que muestra gasolineras, precios y cuales ofrecen el costo por litro más bajo y Guía Pemex, que te ayuda a ubicar tu gasolinera más cercana.

En México se respira un ánimo de cooperación, diversas iniciativas circulan en redes sociales que invitan a utilizar otros medios de transporte en caso de ser posible, a dar preferencia a vehículos de emergencia, bomberos y protección civil, a conservar la calma y no realizar compras extraordinarias que solo fortalecen el mercado ilegal y esa, sin duda, es tarea de todos nosotros.

Coincido con Rattinger, en que, a pesar de todos los movimientos, iniciativas, acciones, conferencias de prensa y comunicados oficiales, “las cosas sólo se tranquilizarán una vez que haya gasolina suficiente, en las gasolineras pero también en la percepción del consumidor”, esta regularización y un excelente manejo de comunicación social a partir de estrategias claras y oportunas, serán necesarias para evitar caer en el dilema del prisionero.

el-dilema-del-prisionero

¿Centralización en la cuarta transformación?

Hasta ahora me gusta lo que veo, lo que escucho, las acciones llevadas a cabo en estos pocos días por parte del ahora Gobierno de México, con el cual también difiero en muchos aspectos. Trato de no dejarme guiar del todo por las notas mediáticas, prefiero ver las conferencias de prensa temprano, mejor conocidas como “los mañaneros de AMLO”, los informes y sesiones. Escuchar de viva voz las propuestas; aquellas que, aunque afectan los intereses de ciertos grupos, están dando esperanza a muchos otros.

Hoy veo a una sociedad que cree, que participa, que por primera vez se siente parte de la toma de decisiones y de algo más grande que está por suceder, que está cambiando de raíz y esperemos que se esté transformando para bien. Un ejemplo es la iniciativa de la nueva reforma educativa que pretende la creación de 100 nuevas universidades, consagra el principio de obligatoriedad de la educación superior en México y la profesionalización del magisterio, que luego de ciertas correcciones, mantiene la autonomía intacta.

Gerardo Gil Valdivia, en El Estado Federal y la distribución de las competencias fiscales, señala que “el centralizar afecta al federalismo como proyecto político y propicia el desarrollo regional desequilibrado” sin embargo, la centralización, en este contexto, entendida como la concentración de funciones en la administración pública, conlleva grandes beneficios como evitar la duplicidad de tareas y cargos que no contribuyen a eficientar la burocracia. Durante casi toda la historia se ha dado un proceso de centralización política y económica y esta es una de las políticas de la actual administración en el sentido de hacer más, con menos.

Justamente ayer, me mandaron una nota y me preguntaron que qué opinaba sobre las recientes manifestaciones del Poder Judicial y lo puedo decir abiertamente, yo sí estoy a favor de la regulación de los excesos en los tres poderes, no obstante, esta reducción debe analizar cada aspecto, porque en ese afán de recortar los beneficios de los altos cargos, también se afecta a aquellos de los puestos de mediano y bajo rango que, a través de sus prestaciones, lograban equilibrar de cierta forma sus ingresos, aunado a la importancia de seguir contando con la autonomía e independencia necesarios para hacer un verdadero contrapeso al poder ejecutivo y ahora también legislativo con mayoría.

Un compañero de mi diplomado está muy asustado por el posible autoritarismo que pudiera fraguarse, cree que nos convertiremos en Venezuela, “en esas condiciones nací y en las mismas me voy a morir” comenta, refiriéndose al 68.

Personalmente, no tengo miedo, al contrario, estoy de acuerdo con las acciones llevadas a cabo y habiendo estado dentro del Poder Judicial Federal, puedo ser testigo de que, en estos últimos meses, el plan de austeridad republicana se está poniendo en práctica.

Ahora, a punto de formar parte de la Administración Pública Federal, desde el área de comunicación social, me tranquiliza saber que se está incorporando a las filas gente preparada y con experiencia, que se está privilegiando la meritocracia sobre el nepotismo, (al menos en este espacio), porque no es el común denominador en los distintos niveles y sectores.

Leo Zuckermann comentaba al respecto de las recientes iniciativas de ley, que hay quien piensa que las cosas se hicieron mal y de forma apresurada, pero, ¿qué pasa si sentamos a negociar a los tres poderes? Se nos va todo el sexenio.

Bien o mal, los cambios siempre traen aspectos positivos, no sabemos qué pasará mañana, pero hasta ahora, me gusta lo que veo desde una perspectiva objetiva y debemos estar muy pendientes de todo lo que acontece y seguir exigiendo lo que México merece desde hace tiempo.

La centralización en la cuarta transformación debe darse para hacer eficiente y optimizar al máximo a la Administración Pública, no para romper con la autonomía e independencia a los demás poderes y niveles de gobierno.

Por: Alejandra Cerecedo para Roastbrief

roastbrief-centralizacion-en-la-cuarta-transformacion-780x405

También la verdad se inventa

“Es que me quiso ver la cara de estúpida” decían mis amigas en múltiples ocasiones, mientras yo trataba de justificar a sus parejas argumentando que no era ese su principal objetivo e intentando ubicar al hombre en la filosofía de Rousseau, en la que el ser humano es bueno por naturaleza y no hace las cosas con el afán de afectar a nadie, pero en la búsqueda de su propia felicidad, se vuelve primitivo, ve primero por sí mismo tratando de ganar aceptación, admiración y poder.

El comprender que todos tenemos, como decía Carl Jung, esa sombra y esa parte maligna que genera maldad en el mundo y solo vemos proyectada en los demás, es un verdadero reto para entender la otredad.

¿Se puede amar a dos personas a la vez? a lo largo de la vida tenemos muchos amores; amores necesarios, amores contingentes y lo que sentimos y compartimos con una persona puede ser totalmente independiente de lo que sentimos por otra.

Se dice que en una relación convergen cuatro aspectos fundamentales: atracción física, compatibilidad de mundos, compatibilidad de carácter y química sexual.  Si tienes suerte, encontrarás todo en una misma persona; en la mayoría de los casos, en una relación se presentan dos o tres de estas variables y es precisamente en ese intersticio, que se libera (en algunos) el instinto de buscar llenar ese ‘vacío’ a través de diferentes medios.

Muchos de esos medios son personas, con quienes sentirás que fluyes mejor en cierto aspecto y compartirás esa parte de ti que necesitas expresar. En múltiples casos, esas personas solo serán el medio y no el fin; en otros, menos probables, esas personas se convertirán en el fin y quizás, en otros más, el nuevo fin perseguido no logrará concretarse.

Existe una línea muy delgada entre lo moralmente correcto y lo incorrecto.  Lo importante, como señala Kant es ver a la humanidad no como medio, sino como fin en sí misma.

Fuente: The Human Factor
Fuente: The Human Factor

El hombre tiene la libertad de elegir, estamos ‘condenados a ser libres’ y a diferencia de la filosofía de Nietzsche en donde el hombre solo es responsable de sí mismo, concuerdo con Jean Paul Sartre en el sentido de que, a través de nuestras acciones, somos responsables de todos los hombres. Bajo este tenor, en El existencialismo es un humanismo plantea que el hombre es un legislador que elige al mismo tiempo que para sí mismo, para la sociedad entera, por ello, no puede escapar al sentimiento de su total y profunda responsabilidad.

Por ello, es necesario construir y establecer acuerdos en relación a lo que cada una de las partes espera y aquello a lo que se compromete, pues nuestras decisiones aparentemente individuales, afectan al resto, tanto en la esfera pública, como privada.

Facundo Ponce de León en su discurso: Lo público y lo privado, la educación como puente, señala que cualquier vida humana transcurre en estas dos esferas, existen tres condiciones de lo privado; la primera se refiere a la propiedad, la segunda a la privación y la tercera a lo íntimo, a lo que solo nosotros conocemos a fondo.

Esta última condición me resulta muy interesante en las relaciones sentimentales, pues considero que los contenidos en el celular, o mensajes privados en inbox whatsapp corresponden espacio íntimo de cada persona. Es como tu mente y nadie puede juzgarte por cómo piensas sino por la forma en la que actúas.

Recientemente se han presentado reformas a favor de la privacidad en medios digitales, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró que es ilegal el registro de correos electrónicos sin autorización, argumentando que “todas las formas existentes de comunicación y aquellas que son fruto de la evolución tecnológica deben quedar protegidas por el derecho de la inviolabilidad de las comunicaciones privadas.” Asimismo, gracias a la iniciativa de Ana Baquedano, la ‘pornovenganza’ ya es delito en varios estados de la República y se castigará con cárcel a quien revele imágenes o videos sexuales de otra persona sin su consentimiento.

Por otra parte, la esfera pública, citando a Hannah Arendt “es la esfera de la natalidad, nacemos cuando saltamos a la esfera de la publicidad y decimos quiénes somos.” nuestro comportamiento en la red se asocia directamente a nuestra persona, de ahí la importancia de cuidar nuestra imagen y percepción respecto de las relaciones que trascienden a este plano.

Fuente: Schreibwerkstatt
Fuente: Schreibwerkstatt

Por mucho tiempo había sostenido una postura en relación a lo que estaría dispuesta a tolerar si sucediera en la esfera pública o privada o lo que sería capaz de hacer en una relación; lo que hoy juzgo según mi ideología y lo que veo con normalidad, pero al otro lado de los límites, una parte de mí que desconozco aún espera a que la descubra. La otra mitad, intenta comprender y descifrar situaciones en las que el psicoanálisis me ha hecho plantearme muchas posibilidades; pero como dice un amigo, “no tenemos por qué descifrar los pensamientos de nadie, suficiente tenemos con cargar con nuestra propia existencia y el problema de la otredad es que sigue tratando de interpretar al individuo cuando en realidad no se trata de interpretarnos sino de comunicarnos.” 

Cada situación que se nos presenta en la vida tiene diferentes matices y en muchas ocasiones nos enfrentaremos ante una disonancia cognitiva en donde los pensamientos, ideas y creencias entran en conflicto buscando encajar y constituir una coherencia interna. La corriente existencialista nos invita a preguntarnos ¿qué pasaría si todo el mundo procediese así? No es lo ideal excusarnos declarando que todo el mundo no procede así, sino reflexionar previo a tomar acción.

“El hombre es un proyecto que se vive subjetivamente, pero será, ante todo, lo que habrá proyectado ser.” Plantea Sartre; cuánta razón, y es que también la verdad se inventa, una frase que titula esta columna y hace referencia a que se miente más de la cuenta por falta de fantasía. Cada quien tiene su verdad de las cosas y lo que proyectamos se convierte en una especie de posverdad. Muchas son las interpretaciones que pueden girar alrededor de una relación.

Quizá nadie tenga la verdad absoluta, desde una perspectiva objetiva, creeremos en solo aquello que es evidente y probable; desde una perspectiva idealista, la subjetividad estará por encima de la objetividad, desde una perspectiva romántica, confiaremos en la bondad del ser humano, pero, como decía Marina Redondo parafraseando a Ortega y Gasset “La verdadera verdad la escribe cada uno con su propio y único latido.”

Por Alejandra Cerecedo Constantino para The Mexican Times

La Real Academia Española vs el lenguaje incluyente

Hace unos días leí una nota que se titulaba Lenguaje inclusivo gana su primera batalla a la RAE de Milenio noticias, en donde se mencionaba el debate generado en España tras el nombramiento de once ministras y seis ministros como parte del gabinete.

Ante los cuestionamientos sobre cómo debería denominarse el Consejo (al ser mayoría de mujeres) y, a pesar de las recomendaciones de la Real Academia Española (RAE), la cual señalaba que el masculino gramatical o masculino neutro universal incluía ambos géneros, finalmente funcionarios y prensa optaron por llamarlo ‘Consejo de Ministras y Ministros’.

Un comentario que llamó mi atención y hasta cierto punto rompió con mi postura de animadversión y rechazo desde siempre hacia el lenguaje incluyente, fue el de una usuaria, Celia, quien hacía referencia a la obra El segundo sexo de Simone de Beauvoir, en donde la autora realiza una severa crítica a la concepción de la mujer desde un segundo plano, a ese respecto, ella cuestionaba el por qué para la RAE, en múltiples palabras del plural, ‘lo masculino’ debía ser ‘lo normal’ y ‘lo femenino’ la contraposición a eso, lo cual, desde mi punto de vista es un argumento muy válido según el análisis de Beauvoir, en donde la condición femenina en todo momento histórico, desde el ámbito científico, biológico y cultural, siempre ha sido identificada como “lo otro”.

Fuente: BLSE

Esto abrió mi panorama un poco más y me hizo reflexionar sobre el fondo del asunto, sobre la posibilidad de que quizá sea correcto transitar hacia un lenguaje incluyente bajo ese principio, lo que no comparto es la forma de llevar a cabo esa búsqueda del feminismo de la equidad, catalogando nuestras normas actuales como sexistas, discriminatorias o con estereotipos de género.

Considero que no es por ahí, no es atacando a la RAE ni exigiendo a la academia agregar o emplear conceptos inexistentes sino proponiendo iniciativas con bases fundamentadas y sólidas del por qué se requiere un cambio y por qué es necesario incorporar nuevos vocablos ante las demandas actuales y la evolución de la sociedad.

Una feminista que leí recientemente, Camille Anna Paglia señalaba que

“El problema del feminismo es que no representa a un amplísimo sector de las mujeres, por eso se ha centrado en la ideología y en la retórica antimasculina en lugar de hacerlo en el análisis objetivo de los datos, de la psicología humana y el significado de la vida.”

Existen personas que no se piensan más que oponiéndose, acusando de violentos a los demás, viendo discriminación, odio y sexismo donde no los hay como es el caso del lenguaje, (que registra los distintos usos que los hablantes le dan a las palabras) asimismo, aluden a un heteropatriarcado que, como señala Camille, es una estupidez, algo inexistente (al menos en occidente) que nos nubla de cualquier análisis.

Por si esto no fuera poco, esta mañana aparecen videos de feministas españolas exigiendo a la RAE la incorporación de “todes”, “nosotres” “elles” y demás palabras con terminación “es” que incluyen (desde su concepción) no solo a mujeres y hombres sino a todos aquellos que no se sienten identificados con ninguna de estas dos figuras (gays, lesbianas, transexuales, transgénero etc.) incluso aparece también el video de una niña explicando a su maestra por qué debe hablar con lenguaje de género y señalando que es un derecho, pero no, aún no lo es.

En ese momento solo pensé, ¡RAE, por favor no cedas! Ya suficiente tengo con que hayan quitado la tilde en “éste”, “ésta”, “ésa”, “ése”, y “sólo”; (que ya no deben tildarse en ningún contexto) ahora pienso que si lo pongo los que saben la actualización pensarán que estoy mal y si no lo pongo, los que relativamente saben y conocían la regla anterior, también pensarán que estoy escribiendo mal. En fin, afortunadamente la RAE ha declarado que el uso de e o x es ajeno a la morfología del español y sigue firme en su postura.

Nunca he estado de acuerdo en quitarle la riqueza a la lengua, ya lo comentaba Fernando Carreter al expresar que “Si se empobrece la lengua, se empobrece el pensamiento” y tampoco estoy a favor de este nuevo tipo de lenguaje porque creo que no resuelve una problemática real, aunque he de reconocer que el comentario de Celia me hizo reflexionar mucho sobre esa posibilidad.

“¿Por qué lo masculino es lo correcto y lo femenino la contraposición a lo normal?” De todo lo que he leído, fue el único argumento que ha logrado cambiar mi percepción, ¿Por qué? porque no ve prejuicios inexistentes ni un sesgo cognitivo que nos lleve a una distorsión o mala interpretación, sino que se sustenta en una teoría filosófica existencialista que no solo triunfó por su concepción en sí misma, sino por los grandes logros y aportes de su autora en diferentes áreas que nutrieron el verdadero feminismo en la segunda mitad del siglo. Como decía Rita Levi Moltacini “Las mujeres que han cambiado el mundo no han necesitado mostrar otra cosa que su inteligencia” no hay mayor fuerza ni mejor política que el conocimiento para la defensa de los ideales.

Creo que reconquistar la propia identidad no se va a ganar a través del lenguaje incluyente. En un curso reciente sobre violencia política contra las mujeres nos preguntaban ¿qué fin se persigue con la paridad? y ¿por qué debemos tener derecho a la paridad en cualquier ámbito de poder?

Considero que el lenguaje incluyente no va a resolver los problemas que nos atañen, no nos va a dar mejores salarios, no va a reducir la violencia, no nos va a dar el éxito que buscamos, pero, como decía la filósofa española Amelia Valcarcel:

“No tenemos por qué avalarnos en que cambiaremos el mundo, basta con decir: es también mi mundo y quiero estar ahí.”

Por Alejandra Cerecedo Constantino para The Mexican Times

Fiscalización electoral en internet y ciberseguridad en México

Recientemente, en un curso sobre fiscalizaciónuno de los ponentes planteaba que el costo de invertir en redes sociales era muy barato, incluso centavos. En mi participación comenté que la generosidad de las redes sociales acabó desde 2016, pues en 2017 el algoritmo de Facebook cambio y a partir de esa fecha las publicaciones comenzaron a llegar a un porcentaje muy bajo del total de seguidores, menos del 5 por ciento. El pasado 11 de enero de 2018 se realizó la última actualización y el resultado fue un medio publicitario 122 veces más costoso.

Prueba del aumento tanto en la utilización como en los precios de publicaciones en estos medios, son las recientes declaraciones del Instituto Nacional Electoral (INE), en donde los aspirantes José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador ocultaron gastos por 12.3 millones de pesos que efectuaron a través de empresas subcontratadas que adquirieron servicios en Facebook, resultando acreedores a multas que suman más de 37.8 millones por precampañas a nivel federal y local.

Un caso muy conocido en las elecciones de 2015 fue el del Partido Verde Ecologista de México, en el que artistas y personas del medio del espectáculo lanzaron una serie de tweets a favor del partido. A ese respecto, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federal revocó la sentencia de la Sala Regional Especializada al considerar que no se trató de mensajes publicados en ejercicio de su libertad de expresión, sino que estaban en presencia de una estrategia propagandística a favor del PVEM, por lo que se impuso una multa por 7 millones de pesos.

Un análisis de Borrell Associates citado por Julia Carrie Wong en The Guardian señala que en 2008, (año de la campaña de Barack Obama), los candidatos invirtieron 22,2 millones de dólares en anuncios políticos en internet, en contraste con 2016, cuando se invirtieron 1,400 millones de dólares. Este considerable aumento es un claro ejemplo de la revolución en el entorno digital y la migración por parte de empresas y ahora también de partidos políticos y candidatos, a estas nuevas formas de comunicar.

En el entorno jurídico, las redes sociales no eran consideradas como medios masivos de comunicación, argumentando que no representaba un ejercicio sencillo para toda la colectividad el acceso a internet y menos a sitios específicos que contenían determinada información. Asimismo, al no tener acreditada la identidad de ciertas páginas a través de las cuales se realizaban publicaciones, no se contaba con el elemento subjetivo para configurar actos anticipados de precampaña o campaña, ya que resultaba complejo atribuir la autoría de dichas páginas.

Los legisladores, en muchos casos, (al igual que los senadores en la audiencia de Facebook), no tienen el suficiente conocimiento de cómo funcionan las redes sociales, quizás a veces ni nosotros somos conscientes de la magnitud de lo que creamos, como indicaba una portavoz de Facebook, “El monstruo de Frankenstein está fuera de cualquier control humano” Como hemos de recordar, el Dr. Víctor F. también asume su culpa por haber fabricado un ser que se vuelve perverso. No obstante, el compromiso de Mark Zuckerberg de asumir toda la responsabilidad por las fallas de seguridad ya comienza a dar los primeros frutos que no solo favorecerán la disminución de fake news y propiciarán un mejor control para temas de fiscalización, sino que también traerían beneficios positivos en materia de cyberseguridad.

¿A qué me refiero con esto? Datos de la revista Merca 2.0 señalan que Facebook ha implementado tres acciones importantes, las cuales debemos conocer:

1.- Verificación de los mensajes y anunciantes.

Solo anunciantes autorizados e identificados podrían publicar anuncios relacionados con temas políticos y electorales. Las publicaciones tendrán una etiqueta de “Anuncio Político” además de mostrar quién pagará la publicación y las características demográficas del público al que va dirigido.

2.- Archivo de publicidad política

Una función que ya está disponible en Canadá y se estima que funcione en el mes de junio en México, permitirá consultar todos los anuncios políticos publicados por una página.

3.- Autenticidad y transparencia de los administradores

Quienes administren perfiles con un gran número de seguidores deberán pasar por un proceso de verificación ante Facebook para evitar el uso de cuentas falsas.

A través de la autenticación tanto de mensajes, como de páginas y administradores Facebook, no se restringe la libertad de expresión, sino que se crea un mecanismo para identificar las cuentas. Esto podría propiciar que exista una mayor certeza para que las publicaciones puedan constituir elementos de prueba respecto a actos anticipados o rebase de topes de campaña, al menos en esta red social, así como apoyar a la policía cibernética a identificar perfiles o páginas falsas que persiguen fines de extorsión, fraude o incluso trata de personas.

Un dato interesante es que México tiene la única policía en todo el mundo que tiene un Centro Nacional de Respuesta a Incidentes Cibernéticos (CERT-MX) que, en palabras el Comisionado Nacional en su reciente plática sobre ciberseguridad en la Sala Especializada del TEPJF, indicó que se han atendido más de 55 mil incidentes, 880 alertas Amber, se han desactivado más de 18mil sitios apócrifos y recuperado más de 90 víctimas.

Los avances tecnológicos fluyen tan rápido que como comentaba en mi columna anterior, es difícil crear una legislación o regulación actualizadas cuando el entorno cambia todos los días y muchas veces con fines ilícitos.

Esto es una constante a nivel mundial; en este 2018 Suecia, Irlanda, Egipto, México y Brasil, entre otros, tendrán elecciones generales y, en materia de redes sociales, debemos avanzar hacia una armonización legislativa con soluciones regionales dirigidas a problemas globales.

Screen-Shot-2018-04-23-at-20.08.30

La asíntota de la legislación en la publicidad digital

 

Una conocida máxima del derecho expresa que lo que no está explícitamente prohibido, está permitido. Meses atrás platicaba con Mario de la Rosa, director de Nación 321 sobre escenarios para las próximas elecciones y recuerdo un comentario que me llamó la atención: “De la ausencia de regulación a la sobre regulación, prefiero la ausencia de regulación,” comentó en su visita con motivo del Congreso Estrategia Electoral.

Actualmente la comunicación digital posee un código y lenguaje distintos, para algunos estudiosos, la propaganda tiene algo de violento, se impone; por el contrario, la publicidad es el terreno de la seducción, y del ingenio. Cuando pienso en la necesidad de una regulación, viene a mi mente la respuesta de un magistrado en su conferencia sobre redes sociales en donde contestó a uno de los participantes lo siguiente: “¿Tú regularías cuántas páginas debe tener un libro?”

El dilema de esta nota no atiende a un tema de fiscalización o regulación de la cantidad de mensajes emitidos sino al contenido y calidad de los mismos, considero que no debemos limitar la libertad de expresión pero lo que acontece en nuestros tiempos me hace pensar que es tiempo de contar con una regulación en materia político electoral en redes sociales respecto al abuso de publicaciones con excesivo impacto visual, ataques con politibots, fake news y lo más reciente, el robo de información y datos personales en el caso de Facebook.

En el entorno internacional, específicamente en Estados Unidos la tendencia en cuanto a contenidos publicitarios atiende a que el candidato es el centro de atención y el partido se ha vuelto secundario; uno de los principales modelos de comunicación en el país vecino es el infoentertainment en donde los candidatos acuden a talk shows, programas y entrevistas.

En Alemania también se da el fenómeno de “personalización” del canciller y algo similar está sucediendo en México, no solo con la adopción del infoentretenimiento, al que se han sumado la mayoría de los candidatos para llegar al público millennial y generación z, sino por el hecho de que los presidenciables en sus últimos mitin’s según datos de El Universal, han escondido los logotipos de sus partidos debido al rechazo o animadversión que les precede, a excepción de Morena por ser un partido de reciente creación. Lo anterior, aunado al incremento de la figura de candidatos independientes.

En el año 2013 se adicionó al artículo 6 de la Constitución la obligación del Estado de garantizar el acceso a las tecnologías de la información y comunicación, incluido el servicio de internet; no obstante, una mayor apertura conlleva una responsabilidad mayor no solo por parte del emisor sino del receptor para filtrar la calidad y veracidad de la información.

Un ejemplo relacionado sucede en España, en donde el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) busca convertir la Ley de Protección de Datos en una norma de garantías digitales con el fin de que las redes sociales garanticen la veracidad de sus contenidos, la ley contempla derechos en el entorno digital como el del olvido, para que los datos personales sean eliminados de las búsquedas después de cierto tiempo, además de la desconexión laboral del trabajador fuera de la jornada laboral. Si la iniciativa prospera, España sería el primer país con una ley completa para regular los derechos digitales.

En México fue aprobada la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales en 2014, la cual regula todo proceso electoral pero, como señala Rubén Vázquez para Forbes México en su artículo: Redes sociales, un poder electoral con vacíos legales, “dicha ley no contenía un solo artículo o apartado que regulara la actuación de los partidos o campañas políticas en entornos digitales.”

El pasado 16 de febrero se presentó una iniciativa para expedir la Ley General de Comunicación Social y Propaganda Gubernamental, la cual pretende regular las modalidades de comunicación para lograr una equidad en las contiendas electorales, con la finalidad de que los logros realizados en la gestión no se enfoquen en la imagen del actor o se conviertan en una estrategia partidista que los gobiernos en turno utilicen para influir en la preferencia de los votantes.

Un ejemplo de ello fue la reciente resolución del TEPJF en donde determinó que Ricardo Anaya utilizó recursos del Estado para un spot en relación a un tema personal, pautando además contra “El Universal” y afectando así la libertad de expresión en el ejercicio periodístico del medio. Al respecto, la SCJN ha determinado que el 30 de abril será la fecha límite para emitir dicha ley.

Después de muchos años de omisión legislativa, la iniciativa de la Ley General de Comunicación Social y Propaganda Gubernamental, estipula que para que los medios puedan ser considerados para la difusión de actividades de gobierno, deberán estar inscritos en el Padrón Nacional de Medios de Comunicación de la Segob, que será la encargada de regular la contratación de publicidad entre los entes públicos y los medios. Durante la discusión del dictamen en los últimos días, algunos partidos como el PAN, PRD Y MC, se oponían a esta regulación respecto a la publicidad oficial, señalando que con esta nueva ley, el PRI otorga una aterradora atribución a Segob para el manejo e integración de los padrones de medios electrónicos, escritos y digitales.

El filósofo Habermas reconoce que “la esfera pública burguesa puede diluirse en el falso mundo del control de opiniones, de modo que los medios modernos sean un impedimento para la información de los ciudadanos, para su conciencia crítica y para su participación en el debate público y en la construcción de la democracia.”

No obstante, esta ley únicamente regula una de las dos vertientes, la comunicación en la gestión gubernamental más no en la etapa electoral en donde convergen libremente los mensajes de miles de candidatos y partidos políticos.

Afortunada o desafortunadamente, en relación a la política en redes sociales, en México y Latinoamérica vamos varios pasos atrás, aún no se cuenta con una legislación específica que sancione el uso y abuso en los contenidos; podemos decir que la regulación electoral en redes sociales por ahora, es una asíntota prolongada indefinidamente que trata de llegar a algún punto pero nunca lo logra, a medida  que se acerca, las TIC’s la alejan más allá, pero es esa cumbre tan lejana, tan cambiante y tan alta, la que aún nos permite ser libres.

_La asíntota de la legislación_

 

Cuando las redes sociales se politizan…

A escasos meses de la elección más competida de la historia en México, donde se renuevan más de 3400 cargos de elección popular a nivel Federal y local, ha salido a la luz el conflicto Cambridge Analytica, una empresa consultora que tomó datos de Facebook con fines electorales para influir en la campaña del presidente Donald Trump.

¿Cómo lo hizo? Mediante una aplicación en donde 270 mil usuarios respondieron una encuesta sobre sus intereses políticos y personales a cambio de algunos dólares; sin embargo, lo preocupante del caso es que la aplicación solicitaba el acceso a los datos personales de las cuentas de sus amigos sin autorización, recopilando así la información de más de 50 millones de usuarios.

En “El uso y abuso de las redes sociales, Angélica García Franco comenta para Animal Político, que “la propaganda política en América Latina ha sido seducida por la inmediatez de las redes sociales.” Muchos candidatos, consultores y demás entes políticos han aprovechado la falta de regulación para el uso de información electoral en etapas de precampaña, intercampaña, y próximamente en la etapa de campaña, que comienza este 30 de marzo.

La influencia de las redes sociales es cada vez más fuerte, se han convertido en uno de los principales medios de difusión en materia electoral. Al respecto, algunas de las empresas más poderosas del mundo, entre las que destacan Google, Apple, Facebook y Amazon han sido rebasadas por malas prácticas de usuarios y clientes; al irse politizando, se verán en la necesidad de implementar nuevas reglas y estrategias.

Una situación similar se ha dado en el proceso de validación de apoyo ciudadano por parte de los aspirantes a candidatos independientes. Como mencionaba uno de los representantes del INE esta mañana en una mesa de diálogo sobre candidaturas independientes, “una aplicación desarrollada sobre la base de la buena fe y diseñada con una finalidad en específico, ahora tiene que implementar candados, protección de datos personales y filtros de seguridad.

No obstante, el liderazgo se basa en controlar el cambio, saber adaptarse y reinventarse, tanto partidos como empresas y organizaciones deben estar un paso adelante y hacer frente a los nuevos desafíos que exige la era tecnológica.

Entonces ¿Qué acciones están realizando los organismos electorales junto con las principales plataformas de redes sociales?

Hace algunas semanas directivos de Facebook se reunieron con autoridades del INE para  definir acciones como la transmisión de los debates presidenciales, un botón de  elector informado para la localización de casillas, grabación de videos en vivo desde un espacio designado en las oficinas del INE, activación de un  “Megáfono electoral” y aunado a eso, recibirá información al momento sobre los resultados preliminares.

Facebook sabe la importancia de estos medios y por ello, al igual que Twitter se ha comprometido a combatir las fake news. Próximamente el INE firmará también un convenio con Google al respecto, mientras tanto, el siguiente paso de Facebook es  promover las noticias de fuentes locales, “el algoritmo news feed dará prioridad a fuentes que tienen un impacto directo en los usuarios y sus comunidades,” señaló Zuckerberg.

En vísperas del inicio oficial de las campañas, se realizó la firma del convenio entre Twitter y el INE, en donde el acuerdo consistió en la transmisión de los debates presidenciales vía Periscope y la implementación de un emoji para los hashtags #Elecciones2018 #EleccionesMéxico y #VotoLibre. Asimismo, Twitter dará asesoría al INE para una mejor utilización de sus herramientas. Cabe destacar que el instituto no compartirá con esta red información respecto al PREP como en el caso de Facebook, sino que el canal de comunicación será a  través de sus cuentas oficiales.

Diversas plataformas digitales se están uniendo para fomentar el ejercicio del voto y la participación ciudadana implementando campañas como la que acaban de lanzar Google y Youtube con más de 10 influencers mexicanos, entre los que destacan Chumel Torres, Alan Estrada, werevertumorro y Anna Sarelly con el HT #EsTuPoder.

Ante el conflicto en que se ha visto involucrado Facebook con el caso Cambridge Analytica que originó la caída de sus acciones en un 14% (porcentaje que se traduce en 36 mil millones de dólares) y respecto del cual está por comparecer ante el congreso de Estados Unidos; surgen las dudas en relación al convenio firmado entre ambos para la generación de información conjunta durante las próximas elecciones en México.

Sin embargo, como señala Raúl Trejo Delarbre en su columna El Berenjenal de Facebook, para Crónica  “Las huellas que dejamos en redes sociodigitales son indicios de preferencias y opiniones que nos definen. Con rastros suficientes es factible conocer mucho acerca de una persona, pero eso no demuestra que a partir de esa información nos puedan persuadir para orientar o modificar nuestras opiniones políticas. Suponer que los ciudadanos con las mismas preferencias tendrán las mismas orientaciones ideológicas o políticas, es desconocer la singularidad de cada individuo y los cambios en la sociedad.”

Todos tomamos decisiones basados en una gran variedad de circunstancias, de acuerdo a nuestro contexto, y experiencias, este caso solo resalta los riesgos de compartir información que puede ser utilizada mediante estrategias políticas o comerciales con big data.

Las redes sociales tienen un poder muy fuerte, detrás de ellas se rigen múltiples intereses pero somos nosotros quienes tenemos el poder de decidir qué contenidos consumir y por quién vamos a votar. Una encuesta electoral o un contenido basado en microtargenting conductual por sí solo no cambia nuestra percepción, son una multiplicidad de factores que se conjugan para tomar acción respecto a un tema determinado y considero plausible la decisión por parte del Instituto Nacional Electoral de realizar convenios para promover el voto informado, para obtener información oportuna, para identificar las fake news que puedan alterar el proceso y para abrirse a las nuevas herramientas en la era de la politización.

Independientemente de la finalidad y funciones intrínsecas de cada plataforma, seguirán surgiendo nuevas metodologías, es importante conocer cuáles son los cambios, de qué forma afectan positiva o negativamente un proceso y cómo hacer frente a ellos de forma ética. Como plantea Adela Cortina en Ciudadanía digital y dignidad humana para diario El País,es imposible predecir los avances tecnológicos, pero sí que podemos anticipar para qué mundo los queremos.”

digital composite of social media graphics with office background

Del miedo al escribir y otros demonios

No era falta de inspiración, inspiración había desde hace varios meses, entonces pensé que era falta de concentración, eso debe ser, me dije, y es que esa manía de escapar de mis deberes o intentar hacer mil cosas podría ser la respuesta, pero la verdad es que era una cuestión de falta de confianza en mí misma que se combinaba con el temor de desnudarme al escribir, sentía que cada palabra que ponía en el documento estaba siendo monitoreada en vivo, y no es que tuviera muchos lectores esperándome, acaso 5 o 6 que cada vez que me leían me recargaban de energía y hacían que todo valiera la pena. Como decía Kafka, “escribir cartas significa desnudarse ante los fantasmas que lo esperan ávidamente”

Entonces, una vez descubierta la génesis del problema, me encontré con una nota de Ivan Lasso, me llamó la atención que, sin sentirme muy orgullosa por ello, estaba en ese segundo grupo que él mencionaba, de los que desean haber escrito, en lugar de aquellos que desean escribir. Lo cierto es que,  como leía en una nota reciente sobre cosas de community managers, “digan lo que digan, las marcas están en redes sociales para vender más. Ni esto es solo branding, ni lo único que queremos es ser una marca simpática” analógicamente, así pasa con la personas, así pasa con gran parte de todo lo que hacemos, aunque muchas veces, los miedos vienen en forma de demonios y, como decía García Márquez, a los demonios no hay que creerles ni cuando dicen la verdad.

En su obra “Del amor y otros demonios” señala que nunca relee sus libros porque “le da miedo”, sinceramente no pensé que fuera un hecho común el miedo a escribir, y digo al escribir, no al publicar, pero ¿Cuál es el trasfondo? ¿A qué tememos antes de escribir y al intentar leernos?  Tememos a no ser lo suficientemente originales, tememos a no haber sabido encontrar el hilo conductor y transmitir claramente nuestras ideas, tememos descubrir si al final aparece un error ortográfico, tememos encontrar un pensamiento contradictorio o mal expresado, tememos haber dicho algo que no es del todo cierto, tememos a la crítica.

Esto supone el hecho de que es más fácil compartir la vida pública que exteriorizar lo que llevamos en nuestro interior y mostrarnos sin máscaras, tal y como somos, por último, tememos no ser capaces de aplicar en nuestra vida, aquello que en el fondo tanto aconsejamos.

No obstante, parte de esta realidad, es que escribimos porque tenemos la inherente necesidad de expresarnos, de crear, de compartir, de dejar una huella, un legado,  y sin duda, nada se compara con la catarsis de terminar aquello que iniciamos y descubrir que del otro lado del miedo, está la vida.

Traveling in London